martes, 8 de enero de 2013

La vergüenza

Una noche iba caminando por un callejón oscuro, solo, rodeado por paredes estrechas que las farolas no alcanzaban a iluminar. Hacía frío y me dolía el estómago. Había bebido demasiado o demasiado poco. Un sabor extraño me picaba en los labios. De repente, noté que un peso se desprendía de mí, rebotaba contra el suelo y se introducía en un cubo de basura. No volví a saber de ella.

10 comentarios:

  1. Me gusta como el micro te lleva de la mano hasta el desenlace, pero al final me quedo desconcertado, no se si era una rata la que picaba tus labios ò una metáfora sobre la vergüenza. Estoy espeso de compresión este año, serán los mazapanes que atropellan mi panículo adiposo....

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  2. Hola, Fus. Quién si no tú para escribir el primer comentario de 2013 :) No estás espesa, el microrrelato lo deja todo en el aire. Aunque no estaba pensando en una rata cuando escribí esa frase... tal vez en una mujer.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Breve pero intenso. He pensado que lo que va a la basura podría ser la dignidad o un recuerdo querido, pero no se si rebotan contra el suelo. De cualquier forma es mejor dejarlo a la imaginación. Gracias por estas líneas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Coincido contigo, Luis. Tan importante es lo que se escribe como lo que se omite y queda a la libre interpretación del lector.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. La grandeza del microrrelato es que, aquello de lo que se desprende el protagonista, lo decide el propio lector según sus experiencias personales. Al final, lector y protagonista coinciden en un mismo ser.
    Puedes desprenderte de las ataduras de la vida, que te obligan a proseguir por una senda estrecha con poca posibilidad de acción: del lastre de la esposa que no amas, de los problemas familiares que no te importan, del trabajo que odias y de las personas que te profesan una amistad interesada. Así, se sale del callejón y se respira libertad.
    Enhórabuena por el microrrelato, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muy acertado tu comentario, Francisco. Mi idea del relato era narrar la pérdida de la vergüenza, pero me alegra que otros lectores le encuentren diferentes significados.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo con el amigo Palacios, un buen microrrelato da para todo y este lo es, porque yo me imaginé el alma abandonando el cuerpo de este desesperado. Que este año esté lleno de éxitos. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. A menor cantidad de texto, más libre y variada es la interpretación, no cabe duda. Gracias por tu comentario, Garla, yo también te deseo lo mejor para el 2013.

    ¡Saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
  9. Excelente post amigo, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar este espacio. Te invito a visitarme en:
    http://leyendas-de-occidente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  10. Cosas de internet me han traído hasta aquí y ya me quedo me gusta lo que leo.
    Invitado quedas a mi blog y a quedarte por allí a rtatitos, si ves algo interesante.
    Te persigo.

    ResponderEliminar