jueves, 11 de agosto de 2011

Decir es poder


La vida es maravillosa o terrible, según cómo se diga, cómo se llame a lo que sucede a todas horas y en todas partes, a lo visible y a lo invisible, a lo palpado y a lo soñado. Son los nombres los que definen lo que enuncian y no al contrario. Una acertada combinación de palabras ennoblece un asesinato o ridiculiza una heroicidad. Las palabras pueden devolver la vida, quitarla, enmudecerla de miedo. El silencio es un vocablo más que susurra en el viento, que se desliza en las gotas de lluvia o se precipita por un barranco.

Los artistas no describen la belleza; la inventan en su imaginación y la transforman lo mejor que saben, engatusando con sus obras a otros soñadores. La palabra es la única divinidad en la que creo, la única capaz de transformarlo todo; la poesía es un órgano que respira durante el sueño; la prosa, un corazón que, palpitando, nos ilumina.

Un faro, una pirámide, una escalera, una gruta… imágenes invisibles se agolpan en mi mente y reclaman su espacio. Tal vez encuentre en este mundo, algún día, un resquicio en el que meterme.

18 comentarios:

  1. Como siempre, hermosas palabras, amigo Carlos.
    Un abrazo.
    Francisco

    ResponderEliminar
  2. Como ha dicho el anterior comentarista, hermosas palabras. Y sí las palabras pueden ser dioses o demonios. Luces o penumbras. Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué es el lenguaje? Ruido y música, forma y fondo, humo y claridad, mentira y justicia, negocio y poesía, cárcel y escape, barro y cielo, medio y fin, tortura y placer, razón y sentimiento, nacimiento y muerte, desvío y destino, debilidad y fortaleza, obsesión y esperanza, guerra y amor, desgarro y caricia, desierto y océano, espejo y venda. El lenguaje es nada, el lenguaje es todo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. El lenguaje es la sombra de la muerte que nos acompaña a diario; sumaría a todo eso que has dicho, Carlos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Buena aportación, Bocanegra, como todas las tuyas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. OLA !!! MUY INTERSANTE SU BLOG

    VISITE http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com/ PARA APOYAR OTROS BLOGS O PARA ANUNCIAR SU BLOG

    ResponderEliminar
  7. Carlos; no se si encontrarás un resquicio para meterte,pero por favor, si lo encuentras...sigue escribiendo así de maravillosamente.
    Me ha encantado esta reflexión tan suave del lenguaje,esa especie de homenaje tan cordial dándole la suma importancia que a veces ignoramos.
    Mis felicitaciones.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a Valentin por su ofrecimiento y a Marinel por esas palabras tan gratas. Para dejar de escribir debería olvidar el lenguaje. Mientras siga conociéndolo, hasta donde me sea posible, seguiré tratando de experimentar y jugar con él.

    ResponderEliminar
  9. SU BLOG HA SIDO AGREGADO .
    MUCHAS GRACIAS !!!

    ResponderEliminar
  10. Palabras... el silencio es la palabra más larga. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Carlos.

    Tanto la prosa, como el verso, son dos cauces entre tantos, para expresar la palabra y el sentimiento. En la prosa uno puede utilizar unos recursos para que la fluidez del mensaje, si el contenido es bueno llegue al lector. La poesía, por decir algo, ya que casi todo está dicho, es una manera de prolongar sentimientos ,plasmarlos, como si fuera una fotografía, pero, con palabras; palabras precisas,con gran carga de significado, ya que tratamos de resumir, sin menguar el contenido.
    Bueno, me gusta mucho la prosa, el verso y cualquier manifestación escrita; me gusta la palabra sobre todo cuando es acompañada por la luz, esta suele llegar allá donde la palabra no alcanza.

    Saludos.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  12. Como dice Mari Carmen, el silencio es la palabra más larga, y también la que puede tener un mayor número de significados. Bonita también tu reflexión, Aloe. Yo creo que tanto la poesía como la prosa son (o mejor dicho, pueden ser) magníficas formas de expresar aspectos de la realidad en los que no reparamos, de parar el tiempo, como decía (y hacía) William Faulkner, entre otros grandes autores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Muy buenas letras Carlos, en cada resquicio que estés, encontrarás la inspiración necesaria para dejar volar al viento la palabra necesaria.

    Me gusta mucho como escribes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Preciosas caricias, hechas de pura verdad y connotaciones de sabiduría, mil gracias por tu maravilloso existir!

    ResponderEliminar
  15. Un entrada impresionante, como siempre fenómeno. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Y al final, es la palabra la que dice, la que puede...

    Un saludo enorme, y buenas noches.

    ResponderEliminar
  17. las palabras dicen, las palabras hablan sin voz de los sentimientos del alma...Hablan a través del poeta, del narrador...
    Tus palabras invitan a la reflexión...
    Saludos

    ResponderEliminar