martes, 18 de diciembre de 2012

Escritores autopublicados en Amazon: el fenómeno indie


Amazon es una jungla de libros donde coexisten miles de especies diferentes, aunque algunas se convierten enseguida en líderes del rebaño. La versión digital del ilustrísimo Don Quijote de la Mancha (que puede descargarse gratis) aparece al lado de Cincuenta sombras de Grey, por 9,49 €. Pero no solo conviven clásicos y superventas. Además existe un grupo de autores independientes que publican por su cuenta y tratan de abrirse camino sin ayuda de nadie, machete en mano y a pecho descubierto.    
 
Amazon no solo vende toda clase de libros, sino también toda clase de cosas: videojuegos, relojes, zapatos, guitarras… Sin embargo, se ha convertido en el portal de referencia para comprar e-books. También en la lengua de Cervantes, en especial desde que se asentara su filial española, Amazon.es. Miles de escritores han publicado sus obras en esta inmensa librería online. Libros sobre cocina, sobre tenis, sobre automóviles, sobre cómo vender tu libro en Amazon… y también novelas, relatos y poesías de autores que, algunas veces, han emergido del completo anonimato para alcanzar un éxito rompedor. Son los llamados indie, que tienen su propia sección en el gigante de internet.
 
Cada vez es menos extraño que un escritor se autopublique en Amazon y después sea fichado por una editorial para ser publicado en papel. Es una estrategia que reduce el riesgo en estos tiempos en que cada inversión provoca ardores de estómago. Amazon realiza el estudio de mercado para el que no hay tiempo ni dinero en un sector en clara sobreoferta. También surgen editoriales especializadas en la publicación digital, como B de Books. Rastrean a los nombres que están triunfando en Amazon y los incluyen en sus catálogos, contribuyendo a la difusión de sus obras.
 
Quienes nunca dejarán de correr riesgos son los escritores. Autopublicarse tiene consecuencias. Para empezar, sus libros dejan de ser inéditas y, por tanto, inhábiles para la mayoría de concursos y editoriales que aceptan manuscritos. Además, no debe olvidarse que el mercado de los e-books, el punto fuerte de los autores indie, solo supone alrededor del 4% de la facturación del sector literario, según los informes del Observatorio de la Lectura y el Libro 
 
¿Cómo existir en Amazon?
 
Casi ninguno de los indie escogió Amazon como primera opción. Carlos Moreno Martín, autor de la Saga Quinox, reconoce que la autopublicación “sigue siendo un experimento”.  Pero no es una aventura que se afronte en solitario. Hay muchos colegas que están dispuestos a echar una mano: “Si en algo se caracteriza esta manera de publicar es en la ayuda que nos prestamos los unos a los otros”, asegura. Estos escritores de nuevo cuño no se definen por la posesión de un ego arrollador, sino por asociarse con otros compañeros. Para ello forman grupos en Facebook, Twitter o Google + en los que se dan consejos y se promocionan los unos a los otros. Incluso generan espacios y comunidades propias como Generación Kindle, cuya web no para de generar noticias acerca de sus andanzas. Saben que en solitario no son nadie, pero juntos adquieren fuerza.
 
Las ventajas no son pocas. Francisco José Palacios,  autor de El alma que vistes, destaca “el beneficio de la inmediatez”, ya que en unos pocos minutos puedes ver tu libro publicado, en vez de tener que esperar durante meses la improbable respuesta de una editorial o a la providencia de los concursos literarios. La segunda ventaja es “el control de las ventas”,  que es posible seguir casi a tiempo real. Además, “con una buena red de contactos que comenten, valoren y promocionen tu obra en las redes sociales, las ventas están casi aseguradas”.
 
Otra ventaja para los autores es que el porcentaje de sus derechos de autor es muy superior a lo habitual en papel, que se sitúa en torno al 10% del precio de venta en las librerías. Iván Hernández, cuyo libro La protegida Wittman se codea en las primeras posiciones de la lista general de Amazon.es con clásicos como Henry James o escritores superventas como E.L. James, explica que el precio de venta determina ese porcentaje: “Si lo vendes a 1 €, ganas 0,30 €. Si lo vendes a partir de 2,79€ tu beneficio sube hasta el 70%”. Sin embargo, “la gente gasta 1 € por un desconocido. 3 € es más difícil, 5 € impensable”.
 
Muchos indie optan por poner el precio mínimo a sus obras: 0,89 €. Es la manera  de competir con los libros publicados por las editoriales, que suelen tener un coste muy superior. Vender más por menos, esa parece ser la estrategia más provechosa. Amazon permite subir y bajar los precios tantas veces como el autor lo desee, e incluso ofrecer la obra gratis durante unos días con el objetivo de ganar mayor visibilidad.                     
 
No solo las ventas son importantes. También las valoraciones y los comentarios influyen en la captación de nuevos lectores. El mundo virtual favorece las trampas. Algunos se crean cuentas falsas para poner sus propios e-books por las nubes, compran muchos ejemplares para que aparezcan entre los más vendidos de su género o critican a mansalva las obras de sus compañeros. En esta jungla también hay quien ni vende ni deja vender, o al menos lo intenta. Para darle mayor seriedad al asunto, Amazon ofrece al comentarista la opción de demostrar que ha comprado el libro.   
  
¿Qué pasa con las editoriales?
 
Amazon es una amenaza para el negocio tradicional de las editoriales, basado en la venta de libros físicos. O tal vez no. Sobre este tema no hay ningún consenso. José Enrique Serrano Expósito, autor de varios libros autopublicados, cree que “la temen; consideran a esa multinacional un competidor peligroso... aunque algunas aplican aquello de si no puedes con ella, únete a ella”. Afirma que algunas editoriales “se molestan si ven tu libro en Amazon”, si bien esto sucede cada vez menos.        

Francisco José Palacios dice que, al principio, “las editoriales tradicionales han visto en Amazon un enemigo, pues los costos que maneja dicha plataforma son tan bajos que permiten unos precios ridículos”. Pero con el tiempo han aprendido que “Amazon no es una amenaza, sino una oportunidad”, tanto para vender en formato digital como en papel. Blanca Miosi, una de las escritoras más vendidas en Amazon, tiene claro que las editoriales han de  “adaptarse a los nuevos tiempos” ya que “está comprobado que muchos de los manuscritos rechazados han funcionado de cara al público”.
 
La existencia de las editoriales tal y como se han entendido hasta ahora está en el centro de la discusión. Los lectores y autores tienen la posibilidad de suprimir las barreras que había entre ellos y comunicarse de manera directa. Esto permite a los escritores conocer de primera mano las reacciones que genera su obra y actuar en consecuencia. Carlos Moreno cree que el filtro de las editoriales ya no es necesario porque “el hecho de que haya un sello detrás de una novela no implica calidad”. Asegura que quienes tienen prejuicios negativos hacia los autopublicados “se sorprenderían de las historias que se están perdiendo”. Iván Hernández se pregunta “¿quién es una editorial para decidir lo que se puede o no se puede leer?”, mientras José Enrique Serrano considera que “la gente cada vez se fija menos en lo que dicen las editoriales a la hora de escoger un libro”.                 
 
Ellas tienen su propia versión del asunto. Según el Departamento de Comunicación de  Ediciones aContracorriente, “lo que sí es necesario es el filtro de calidad de las obras para preservar las bases culturales de la escritura”. Ahora bien, reconocen que si un autopublicado “realiza un trabajo de corrección gramatical y estilístico profesional y es capaz de lograr una visibilidad y distribución decente, no necesita una editorial para nada”. Pero este sello no deja de ser una rara avis en el mundillo, ya que conciben las editoriales como “agencias de servicios para escritores”.
 
Antón Castro, escritor y periodista gallego, es de una opinión bien distinta. Cree que ahora “cualquier cosa que escribimos nos parece que es una obra maestra y que debe leerla todo el mundo” y que si no te publican puede suponer “un estímulo a mejorar, aunque las editoriales se equivocan mucho, felizmente”. Considera que “el universo digital es un gran enigma, un pozo sin fondo”. Francisco José Palacios reconoce que muchos de los libros que se publican en las plataformas virtuales “no alcanzan una calidad mínima para que ninguna editorial quiera publicarlos en papel”, si bien “entre tanta paja se pueden encontrar obras de una calidad literaria impresionante”.                                   
 
En lo que coinciden todos los indie es en la puntualidad de Amazon en los pagos y en la sencillez del proceso de autopublicación para cualquier persona acostumbrada a usar ordenadores. Basta con seguir las instrucciones que te proporciona su página web para introducirte en la jungla digital. Lo difícil no es llegar, sino evitar que te aplasten quienes tienen una posición de dominio. Al escritor le espera un trabajo duro: crear o encargar una buena portada, corregir su obra, promocionarla… Solo unos pocos saldrán bien librados, pero los autores de mayor éxito pueden ganar más de mil euros al mes. Ya se sabe que ser mileurista en estos tiempos que corren no es ninguna tontería, pero si además lo consiguen cumpliendo el sueño de publicar sus libros, ¿qué más se puede pedir?

37 comentarios:

  1. Me gusta mucho, muy interesante :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Interesante, Carlos, muchas gracias por la mención!

    Abrazos!

    Blanca

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotras. Por fuerza tenía que mencionarte, Blanca, ya que eres una de las agitadoras del fenómeno que intentaba contar.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado tu informaciòn. Muchas gracias

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Fus. Este es un tema del que no se habla en los medios tradicionales y por eso me ha parecido interesante divulgarlo, con la ayuda de varios escritores protagonistas en Amazon.

    ResponderEliminar
  6. Excelente, tío, excelente. Además has escogido bien a tus fuentes, un buen trabajo, se nota ese alma de periodista que te tiene poseido también.

    Un abrazo campeón.

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que me digas eso, Dani. No está mal darle un tono periodístico al blog de vez en cuando. Quería reflejar ese mundo de los escritores independientes que a mí me parece lo más destacado que ha ocurrido últimamente en el mundo de la literatura.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  8. Buen trabajo de divulgación, Carlos. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Felicitaciones Carlos Gamissanas. Es la realidad y, como yo digo: las editoriales tenian poder, hasta antes de aparecer el libro electrónico.

    ResponderEliminar
  10. Coincido en el enfoque de Carlos Gamissans. "Las editoriales tienen que convertirse en empresas de servicios". La oportunidad que tiene el autor autopublicado de ver cada día las ventas (o no) es algo invaluable y estimulante para el autor.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno el artículo :-). Enhorabuena. Y gracias por mencionarnos y dar voz a los que normalmente no la tenemos en los medios.

    Un abrazo,
    Iván

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, Carlos. Gracias por mencionarnos. Lo que dices al final es verdad. No nos paramos a pensarlo, pero lo que ha sucedido con esto es lo más reseñable en literatura de los últimos tiempos.

    ResponderEliminar
  13. No eres solo un hacha como escritor, sino que además se hace evidente que, como periodista, eres un pedazo de crakc.
    El artículo me ha parecido muy acertado, objetivo y de gran calidad. Ya es hora de que los medios de comunicación se vayan haciendo eco de un fenómeno cada vez más importante y extendido en el mundo literario.
    Muchas gracias por contar conmigo, ha sido todo un honor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Aunque queda mucho por decir y escribir, has vuelto a poner en la palestra un tema que preocupa a todos. ¡Enhorabuena por tu sinceridad! Pero yo me atrevería a colocar por encima de estos esfuerzos, a juzgar por los resultados, la singular proeza que constituye el lanzamiento de la propia obra, como autor autopublicado, sin saber la suerte que vas a correr. Ya se ve que la oportunidad de autopublicar es buena en sí, pero no conlleva otras ventajas ni recluta con ello más o menos lectores. Pese a todo, nuestros grupos 'comprometidos' no dejan de moverse en la defensa de lo ya conquistado.

    ResponderEliminar
  15. Os agradezco a todos vuestros comentarios. Ha sido un placer descubrir más acerca de este "universo paralelo" de la literatura y contribuir en la medida de mis posibilidades a difundirlo. No habría sido posible sin los escritores que amablemente habéis respondido con paciencia y criterio a las preguntas que os formulé. También doy las gracias a todos los que lo habéis compartido en las redes sociales. Creo que el reportaje se puede convertir en la entrada más leída del blog y eso también sería un pequeño motivo de satisfacción.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Los pagos de amazon son un lio, si vendes en amazon.com y no tienes cuenta en EE.UU. tienes que esperar mucho tiempo para que te llegue ese cheque de 100$. Creo que muchos autores nuncan lleganb y amazon se queda con la pasta, o se queda calentandola muchos a;os

    ResponderEliminar
  17. ¡Excelente artículo periodístico, Carlos, das una muy buena información! (Se nota que te has preparado bien). Felicidades, compañero.

    ResponderEliminar
  18. Yo nunca he tenido problemas con los pagos de Amazon. Se debe tener en cuenta que una cosa es la cuenta que lleve cada cual de sus libros vendidos, y otra la que hace Amazon, pues al momento del pago de una vez deduce los impuestos, (creo que es la única que lo hace) por eso no coinciden las cifras con las que lleva anotadas el escritor. Lo supongo, pues yo nunca anoto los libros que vendo al día. En el resto de los países la paga es completa, lo que generará en algún momento
    un problema con el fisco.

    ResponderEliminar
  19. Una entrada de lo más interesante, en especial para los que acabamos de adentrarnos en este fascinante mundo de la autopublicación. Yo no sé si venderé muchos libros o no, pero desde aquí mi agradecimiento a Amazon. Pocas veces en la vida me he encontrado con una empresa que funcione tan bien. Volveré por aquí!!

    ¿Quieres leer "Algo más que vecinos"?

    ResponderEliminar
  20. Gracias por las menciones, a mi persona y a nuestro querido blog http://GeneracionKindle.es .

    ResponderEliminar
  21. Y enhorabuena por el artículo al completo: es un buen trabajo periodístico, todo un ensayo.

    ResponderEliminar
  22. El hecho no es que se pueda encontrar algo que valga la pena "entre tanta paja" sino que lo cierto es que la mayoría de las obras que hay tienen una calidad aceptable, cuando no son realmente buenas. Quizás Francisco José Palacios ha tenido mala suerte o ha leído muy poco autopublicado.

    ResponderEliminar
  23. Una de las entradas más interesantes que he leído en los últimos tiempos. No en vano desde hace tiempo te tengo en mi blogroll.

    El artículo me ha despejado muchas dudas respecto de la publicación digital. Y lo que más me ha gustado es que cuentes en breves pinceladas las experiencias de algunos autores que ya se autopublicaron. Muchas gracias, Carlos.

    Jorge Aussel

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias por el artículo, Carlos. Además de ser francamente interesante y real, sirve de plataforma para que los "indies" veamos la luz.
    Puede ser que haya "paja", pero hay tanto grano que recomiendo a los lectores que inviertan en los indies. Fíjate, una obra de editorial de un desconocido puede costar 15 euros. ¿Cuántas obras de independientes se pueden comprar a 0,89 €? Y ni se imaginan cómo nos pueden ayudar.
    De nuevo, gracias.

    ResponderEliminar
  25. Estoy casi abrumado con tantos comentarios y felicitaciones. Da gusto currarse un trabajo y que tenga tantas valoraciones positivas, aunque ya digo que los escritores que aparecen mencionados en el reportaje me han facilitado mucho la tarea. Espero haber aportado mi granito de arena a explicar y difundir un fenómeno que, si Amazon no lo estropea, va a ser cada vez más grande.

    ResponderEliminar
  26. Sin pretender empañar un gran artículo con un absurdo debate, señalar, por alusiones, que yo mismo soy autor autopublicado en Amazon, y quién más interesado que yo en alabar todas las obras que se publican en dicha plataforma, con objeto de ganar lectores. Pero no es así, seamos realistas. Pretender que todo lo que se publica en Amazon (o casi todo), es de calidad, es tanto como defender que toda maqueta subida a Youtube por los (miles) de grupos musicales desconocidos son la ostia. No nos engañemos. Las facilidades que ofrece la plataforma Amazon a los escritores para publicar nuestras obras, sumadas la holgazanería natural del ser humano (o al menos de muchos de nosotros) dan lugar a que se publiquen muchísimas obras sin corregir, con una muy mala maquetación, con errores históricos sonrojantes... Como digo, eso no significa que todo lo que se cuelga en Amazon tiene mala calidad. He leído a muchos autores que me han sorprendido gratamente. Lo que digo es que entre esas obras hay mucha paja. Mucha no, muchísima. Y quien defienda lo contrario se engaña a sí mismo y, lo que es peor, al público lector.

    ResponderEliminar
  27. Reconozco que no he leído suficientes libros autopublicados como para sacar conclusiones sobre su calidad literaria media. Pero sospecho que Francisco Palacios tiene razón. De todas maneras, antes de comprar un e-book se pueden leer unas páginas gratis que han de servir para hacerse una idea del trabajo del autor.

    ResponderEliminar
  28. Este artículo es muy informativo. Yo tengo mucho que aprender para publicar en Amazon. De vez en cuando, dejo papelitos en los coches y en las farolas, para que la gente se pase por mi web, y compre mis libracos. Pero sin exito. Creo que tengo que cambiar, tanto de estrategia, como de ciudad. Aquí en Cádiz, hay poco ambiente. Por desgracia, no voy a tener mucho tiempo, ya que según parece, hoy se acaba el mundo ;)

    ResponderEliminar
  29. No tengo dudas de que una buena promoción en Internet será más efectiva que dejar papeles en los coches. A mí me han animado los comentarios de los escritores asegurándome que no tiene apenas complicación. Quizá coincidamos en Amazon en el futuro... con permiso de los mayas.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Gracias, realmente un excelente aporte, y más para alguien como yo q recién comienza a introducirse en la literatura digital!!! Soy autora de libros de papel ;)

    ResponderEliminar
  31. Carlos, acabamos de descubrir tu blog y el estreno ha sido con un artículo excelente que nos ilustra sobre un fenómeno aún desconocido por muchos. ¡Gracias por tu magnífica labor de síntesis e información!

    ResponderEliminar
  32. Gracias a vosotros por valorar mi trabajo. Os invito a que visitéis también otras entradas en las que desarrollo parte de mi proyecto literario, del que, por supuesto, cada lector forma parte.

    ResponderEliminar
  33. Hola,
    He visto que varios están publicando en telefono Amazon España, complementos de bicis para rodar
    en montañas...Que marca me aconsejan que compre...Lo hago de manera online xq me resulta más cómodo, y obtengo descuentos.
    De paso, acerco info..Asi que si alguien sabe como contactar con amazon, que me ayude...graciasssss

    GRacias
    SAludo

    ResponderEliminar
  34. Hola a todos, les cuento que hace poco compre algunos regalos en Amazon, no sólo porque tiene los emjores precios, sino porque me da confianza saber que tnego un Telefono Amazon para comunicarme si es que quiero reclamar. Copran online ustedes?

    ResponderEliminar